October 17, 2016

No estoy disfrutando el encuentro sexual… ¿Cómo se lo digo a mi pareja?

Seguramente él ya se dio cuenta, pero tú aún no estás muy convencida de hablar.

Aunque mantengas tu incomodidad en secreto – las mujeres sabemos fingir bastante bien- , sólo puedes hacerlo hasta determinado punto. No debemos subestimar la capacidad de empatía del hombre; lo más probable es que si tú no la estás pasando bien, él tampoco esté disfrutando demasiado cuando tienen relaciones sexuales.

Al ser un tema que produce una extrema sensibilidad, muchos hombres y mujeres tratan de obviarlo para no lastimar al otro. Cuando no se dialoga, estas situaciones, suelen terminar estallando de la peor forma. Incluso hay quienes se separan al ver que no tienen compatibilidad sexual.

Una conversación madura, bien planteada y a tiempo puede llegar a salvar una pareja en esta situación. Hay cantidad de personas que conviven sin tener una buena sexualidad. Otras terminan privilegiando el compañerismo por sobre lo erótico. No está mal ni bien, lo importante de este tipo de acuerdos es que sean producto del consenso.



pareja

¿Cómo abordar este delicado tema?

1.- Jamás de los jamases plantearlo cuando ambos estén en la cama, porque en ese lugar las sensibilidades suelen estar exacerbadas.

2.- Buscar el momento indicado para dialogar abiertamente y ver cuál es el tema de fondo. Generalmente el problema no son las relaciones sexuales en sí, sino que las mismas espejan otros conflictos: cuestiones no habladas o algún resentimiento. Muchas parejas reconcilian sus conflictos en la cama y otras los exacerban.

3.- Poner en ti lo que ocurre, nunca en él Intenta decirle que con este tema no te estás sintiendo bien, que no estás plena, ni a gusto. Decirle al otro “yo no gozo por tu culpa” no resuelve nada y lastima. Hay que tener altura de miras, porque este tipo de conflicto puede profundizarse cuando no está hablado con sensibilidad y respeto.

4.- Preguntarle a él qué le está ocurriendo: esta situación también lo afecta. Escuchar qué está sintiendo para saber si ambos están en el mismo punto. Si es así, buscar la causa debería ser más fácil, porque probablemente sea un conflicto compartido.

5.- Darse un tiempo. La línea de la sexualidad no es lineal en las parejas. Hay épocas de mayor o menor intensidad erótica, de mejor y peor sexo y, sobre todo cuando van pasando los años y el deseo, quizás, decrece un poco. Lo mejor es tomarse las cosas con calma. No tratar de resolver en un día lo que se ha ido deteriorando en el tiempo. Y si es necesario, consultar a un terapeuta o a un sexólogo.

Por Valeria Schapira. Experta en relaciones para Match.com