August 26, 2016

Cómo el Cupido Tinder ha revolucionado la búsqueda de pareja en Chile

Por: Andrea Manuschevich

Si bien los usuarios chilenos de la plataforma aumentaron en 55% el año pasado y los prejuicios hacia la aplicación han disminuido, quedan unos cuantos a los que les cuesta reconocer que son usuarios, que tienen citas e incluso parejas que conocieron ahí.

"Hombres de entre 28 y 38 años, en un radio de 2 a 5 kilómetros". Con estas especificaciones de búsqueda se lanzó Antonia Quiroz (31) a Tinder, la aplicación para conocer gente nueva y potenciales parejas. "Estaba soltera y aburrida. Además, estuve un mes en cama con neumonía y una amiga me dijo '¡juega con Tinder!'", cuenta Antonia.

Así se sumergió en el mundo que ofrece esta aplicación, donde solo hay que deslizar el dedo para ver los perfiles de otros usuarios que cumplen con las características que se seleccionaron previamente. Y de ahí solo queda tener un poco de suerte, ya que en esa ronda de fotos se puede ver de todo: desde mujeres en bikini, hombres mostrando músculos, otros en fiestas, subiendo un cerro y selfies en el espejo del baño o del ascensor. Incluso, algunos suben fotos abrazando a alguien del sexo opuesto con un par de niños, simulando la familia perfecta o bien, fotos de su propio matrimonio.

Para quienes nunca lo han intentado, usar la plataforma es fácil. Si al usuario le atrae una determinada persona, le pone "me gusta"; si no, la descarta. Y si la atracción es mutua y ambos dan "me gusta", se forma un match y pueden empezar a chatear.

"Ahí vi que había mucha gente metida, como un compañero de la pega que siempre negó que estaba en Tinder", cuenta Antonia. "Creo que es una aplicación que sí ha revolucionado la manera de buscar pareja. Yo estuve un año y fue el más movido que he tenido, con citas todas las semanas. En cuatro meses salí con nueve personas y los otro ocho, con uno que hasta viajamos juntos".

Menos prejuicios

Tinder se lanzó en 2012 y de a poco fue terminando con el mito de que solo los nerds buscan el amor de manera virtual. Hoy, Chile es el cuarto mercado más grande en América del Sur y en el último año los usuarios nacionales crecieron en un 55%.

"Ha disminuido el prejuicio hacia Tinder y existe una mayor apertura a verlo como método para encontrar pareja, sobre todo en aquellos que están más familiarizados con las redes sociales", cuenta Claudia Rodríguez, psicóloga de parejas y académica de la Facultad de Psicología UDP. "Tiene que ver también con que algunas personas se han visto frustradas en sus intentos por encontrar pareja y ya se les agotaron las posibilidades de buscar entre los grupos de amigos o compañeros de trabajo", agrega.

Después de sobrevivir a varias "citas horribles" con otros usuarios de Tinder, Javiera Kostner hizo match con su actual pololo. "Me metí porque me cuesta conocer chiquillos, ya había salido con todos los amigos solteros de mis amigos y conocer a alguien en una discoteca es muy brusco, hay mucho tipo copeteado que te trata de engrupir".

Si bien para Javiera nunca fue tema reconocer que conoció a su pololo en Tinder, no fue fácil explicárselo a su mamá. "Se lo presenté y preguntó: '¿Cómo se conocieron?, ¿qué amigos tienen en común?'. Le traté de explicar: 'bueno mamá, tú sabes, internet, las redes sociales, y él le dijo: '¡Nos conocimos en Tinder! Ahí ella dijo: '¿Y eso qué es?'. Al principio fue sorpresivo, pero después se acostumbró".

Si bien muchos salen con usuarios de Tinder, no todos se atreven a confesarlo. Verse expuesto o muy desesperado son algunas de las razones, según los especialistas.

"El ritmo de vida, al menos en Santiago, es bien intenso. Corriendo todo el día es difícil encontrar a otra persona y, además, tener el tiempo para acompañarse. No es tan fácil generar vínculos", explica Mariarita Bertuzzi, directora de la Escuela de Psicología de la Universidad de Los Andes.

"No se debe generalizar, pero en algunos casos hay una mayor tendencia a la soledad, donde se están perdiendo los vínculos sociales en el día a día", dice, por su parte, Rodríguez.

Por lo tanto, Tinder se abre como una posible ventana para extender el círculo social y, eventualmente, encontrar a alguien especial. Solo hay que cruzar los dedos para que, en persona, se vea tal como en la foto.


Link: http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=276365